martes, 16 de febrero de 2010

De la mala educación


Hace días que un servidor viene dándole vueltas a la cuestión, desde que ésta fuera el tema estrella de una amena comida familiar. Y no me refiero precisamente a la película del ínclito Almodóvar. Chonis aprendices de Belén Esteban que quedan para darse de ostias y colgarlo en youtube, bullying, educadores humillados y ninguneados, niños de 11 años con su propio teléfono de contrato, un alarmante descenso en la edad media de inicio en las relaciones sexuales y el consumo de alcohol y otro tipo de drogas, generación "ni-ni", Rafitas, "Cucos" y Carcaños. ¿Qué coño está pasando?

Mi profesión me hace tratar a diario con jóvenes de entre 13 y 18 años y lo que veo me horripila a la par que me preocupa. Chavales, en su mayoría, de cromosoma distraído - ¿acaso son los padres de ahora primos hermanos?- cuya alarmante carencia de las nociones culturales más elementales (la chapuza de la L.O.G.S.E. merecería capítulo aparte) y su incapacidad para construir oraciones de más de 3 palabras seguidas sin equivocarse es directamente proporcional a su adicción al móvil, al Tuenti y a la Play. Algo está fallando.

El papel de los docentes se ve cada vez más mermado gracias a las paridas de cuatro pseudopedagogos progres que desde sus despachos y sus mierdas de congresos confeccionan el sistema educativo y las leyes del menor a medida del partido de turno que los ha puesto a dedo, eso sí, dependiendo de la comunidad autónoma, porque un adolescente no es igual en Canarias que en La Mancha. Acabáramos. ¿Qué fue de aquel famoso pacto de estado en materia de educación entre PP y PSOE que nos intentaron vender hace apenas unos meses?

Laissez faire, laissez passer, no vaya a ser que al maestro se le ocurra castigar al niño por haberle escupido en la cara y, además de llevarse una ostia ipso facto, venga el padre a darle otra de propina y encima le denuncien por haber traumatizado a la criatura, porque a su niño "no le riñe ni Dios". O que un juez tenga la brillante idea de meternos una orden de alejamiento de un año de nuestro propio hijo por la escalofriante aberración de haberle dado un alpargatazo en el culo al angelito cuando ya nos tenía hasta los cojones. Algo estamos haciendo mal.

Los medios de comunicación tampoco se van de rositas en todo este asunto. Grandes hermanos fornicando como conejos debajo de una manta y enseñando el delfín a las 4 de la tarde, jennies eslavas haciendo alarde de su rajeta (como si no tuviéramos ya bastante con la chusma autóctona), programas de "testimonios" y ex de algún famosillo de medio pelo contando sus hazañas sexuales en rigurosa exclusiva primetimesca. Pero la madre de todos los despropósitos es el reality chou que se ha montado la cadena de Milikito con cuatro niñatos que no dan palo al agua, básicamente porque no les sale de las pelotas, convirtiéndolos en reyes catódicos y modelos de conducta a imitar. No sé qué me da mas miedo, si el programa en sí o los padres que han consentido en exhibir a sus hijos como monos de feria a cambio de un puñado de euros. Toda esta montaña de basura acaba por entumecer y lobotomizar al adolescente hasta inducirlo a la desoladora conclusión de que el esfuerzo y el trabajo son para los pringaos. Ahora lo suyo es llevárselo calentito. Coge el dinero y corre. Total, ¿para qué me voy a molestar en tocar un libro si con repetir una sola vez ya están obligados a pasarme de curso?. ¿Que quiero una moto?, pues me la compran y punto, que para algo está mi padre hecho un cabrón trabajando (si es que todavía no está en el paro). No pueden decirme que no a nada ni intentar inculcarme que, además de derechos, también tengo deberes y responsabilidades, porque puedo traumatizarme y convertirme en un sociópata inadaptado el día de mañana. No tengo edad para tomarme una caña, pero puedo abortar e incluso violar, torturar, matar y luego chotearme de la justicia y los familiares de la víctima porque, como tengo 17 años y 364 días, me sale prácticamente gratis. Lo dicen esos señores tan inteligentes que elaboran los proyectos curriculares.

Igual de alarmante resulta el acceso ilimitado a todo tipo de contenidos en la red 24 horas al día los 7 días de la semana sin el más mínimo control parental. "Mientras esté con el ordenador, por lo menos no me da el coñazo", que pensarían muchos. Ser padre debe ser una de las mayores satisfacciones para un ser humano cuando se es deseado, si bien pocas responsabilidades mayores existen. Si no se está dispuesto a darle a un hijo las horas, la compañía, las preocupaciones y las noches sin pegar ojo que se merece, más vale que nos pongamos una gomita o nos dediquemos a jugar al Monopoly. No podemos apuntar a nuestros hijos a clases de piano, tenis, informática y chino mandarín si fuera necesario con tal de quitárnoslos de en medio cuando salen del colegio, o directamente encasquetárselos a los abuelos a las primeras de cambio.

La verdadera educación, ésa que nos hace ser personas de bien, con valores, respetables y respetuosas, no se puede enseñar en los institutos. Ni siquiera en los colegios. Esa educación debe empezar en casa. Somos nosotros los que tenemos que educar a nuestros hijos, no la televisión, un ordenador, o la calle.

Entre todos la mataron y ella sola se murió. Mal, muy mal pinta la cosa y lo peor es que no parecemos ser conscientes de que estas generaciones de monstruitos que estamos creando serán, algún día, las encargadas de mantener España a flote. Yo, por si acaso, ya estoy pensando en un plan de pensiones.

21 comentarios:

Emmeline dijo...

Hola Nothingham

Que largo tu mensaje!! Lo he leído con mucha atención, sobre todo porque también soy profesora (de alemán), aunque no en un colegio.
Soy autónoma y estricta en mi trabajo.
Siempre cuando me han dicho: ¿por qué no trajabas en un colegio?, contesté: porque quiero seguir siendo feliz!.
Me da miedo lo que veo, oigo y me lo confirma también hoy lo que has escrito.
Alucino también con los ejemplos que has dado y algunas cosas más.
Tengo suerte de dar clases particulares, de tener alumnos que se portan bien (la mayoría son ya mayores de 20 arriba), pero también tengo "pekes" de 12, 15 y 16. Es curioso y observo cosas como la gran importancia a la apariencia, de juzgar a alguien sin pestañar con palabras casi bestiales, ser cada vez más superfiales y tener amigos de usar y tirar.

Tengo un alumno muy aplicado, cuyos ojos brillan cuando le digo que vamos a hacer hoy algo nuevo de gramática, además es muy avanzado para su edad y me gusta hablar con él de temas culturales e de historia.
En cambio, compañeros de su curso que tengo en otra clase, me dicen: es imbécil y huele mal el idiota.
Yo me siento a su lado para darle confianza y nunca ha olido mal...
Otra cosa que me llama mucho la atención es la importancia que se da al alcohol, una borrachera vale más que cualquier otra cosa..
Niñas que no saben si se han quedado embarazadas o no, porque no recuerdan si han tenido sexo o no.
Madre mía...que triste veo yo eso!!
Y también el punto que comentas de "papa paga todo". Se pierde el aprecio al valor.
Resumiendo: Pienso que es muy importante saber donde están las fronteras, cuánto cuestan las cosas, y no sólo el importe en euros sino también el esfuerzo por conseguirlo, el valor que tiene todo, la vida, la familia, los amigos.
Los hijos no son juguetes y los amigos no se de un uso.

Un saludo!!

Logan dijo...

Ole, ole y ole Nothingman. Me quito el sombrero. El año que viene me gustaría leer este post el primer día de curso ante los padres de mi colegio, lo malo es que luego me despedirían si lo hago, al estar en un privado. No puedes llevar más razón. Alarmante el camino de esta sociedad y de estos críos Ni-Ni. Una cosa la tengo clara: de entre todos los factores que destacas como culpables de esta situación para mí los peores son los políticos que legislan. No tienen ni puta idea de lo que se cuece dentro de las aulas. Eso sí, de sueldazos, pensiones máximas y gastos pagados sí que controlan.

Roddo dijo...

Al parecer el descalabro educacional ocurre aquí en Chile, en España y hasta en Tangamandapio. Trabajo también en educación, aunque en el área informática, y veo a diario lo mal que van los niños (de entre 5 a 11 años). Los querubines ahora son dioses, tienen más autoridad que los adultos y los amparan los derechos de los niños, la legislación y los padres que no ven más allá de sus narices.

Hablan y escriben muy mal (culpa de msn, los chats, etc.), pierden los valores escenciales con cada año, todo lo quieren fácil y ya... es un tremendo desgaste intentar enseñarles sin correr el riesgo de ser sumariado, despedido o demandado por daños psicológicos o "malas prácticas educativas".

Las licencias médicas entre los docentes se han incrementado en un 40% en los últimos 2 años en mi pueblo.... y yo entro a estudiar pedagogía en inglés ahora en marzo!!!!!! :-S

P.S. No por nada a l@s niñ@s de donde trabajo les llamo, cariñosamente, "Engendros del demonio"!

Nothingman dijo...

No sé si estoy del todo de acuerdo contigo, Logan. Por muy mal que lo hagan los políticos(que lo hacen), tradicionalmente el alumno llevaba los valores inculdados de casa y el doncente instruía académicamente en primer lugar y luego complementaba esa formación personal. Los políticos siempre serán políticos e irán a lo suyo pero insisto en apuntar a la negligencia parental como la principal causa de cómo están las cosas.

Logan dijo...

Sí, tienes razón, los padres serían entonces el factor principal, pero apoyados por un sistema educativo nefasto y condescendiente.

Acis dijo...

A ver como abordo la contestación a esta entrada sin escocer a nadie. Me gustaría que nos retrotrayésemos a nuestra infancia y a nuestra juventud, a nuestros años de colegio ea!. Yo a mi edad, y tengo 40, he sido colegial, y luego he ido al instituto etc... y bueno ya de joven oía de mis padres y educadores la misma cantinela que lo que leo aqui pero en distintos grados y matices. Siempre los profesores se han quejado, he visto a profesores dar tortas tan sonoras que el niño se iba a casa con la nariz ensangrentada y viceversa, y bueno sabéis qué? que no es problema de valores o de sistemas educativos que va, es que nosotros nos hacemos mayores y pensamos ya como padres, los que sean, educadores los que lo sean, y ciudadanos, los que los seamos. Que ganas de moldear a nuestros jóvenes y de civilizarnos nos entran cuando somos mayores y que fácil es olvidarse que hemos sido como ellos. Así que vale, eduquémosles, pero por favor, vuelta a valores y sistemas caducos al grito de "antes esto no pasaba", ni de coña eh?

genestel dijo...

Bueno, la cosa es bastante peliaguda...

Yo observo desde mi puesto a mi hija (16 años-hormonas más que revueltas y alteradas) y a sus amigas y amigos y, la mayoría de las veces, me pongo de los nervios, aunque lo disimulo bastante bien...y reconozco que, otras veces, no.

Carecen de valores, de responsabilidades, de respeto y de amor propio. Alto!, hablo en general.
Mi hija no es ninguna santa pero creo que es bastante diferente a sus compañeros, ya que ni se pasa las horas en la calle deambulando -el fin de semana tiene algo más de libertad 'vigilada'-, el ordenador lo toca lo justo y bajo mucha supervisión, tan sólo tiene una ds que le regalaron -muy a mi contra- y que apenas utiliza porque dice que se aburre (en casa de una amiga siempre se duerme cuando juega a la play), intenta sacarse el curso haciendo grandes esfuerzos -a veces minado por las compañías con las que va en el cole-, no bebe porque se pondría malísima y es muy consciente de que no debe -tengo la suerte que odia las bebidas con gas y no le gustan los cubatas-, ha probado algún porro pero como le entraron vomiteras porque tampoco debe dedicarse a ello por su propia salud, lo dejó de lado... aunque sé que fuma, pero, no puedo ponerle un chip controlador...
Ella suele respetar a las personas a pesar de haber tenido algún encontronazo con profesores, pero allí he estado yo dando la cara y asumiendo mi responsabilidad y, una vez en casa, el castigo correspondiente a su acción. En casa habla bien -me consta que con su gente habla como todos esos adolescentes descerebrados- y tiene buenos modales en la mesa, en las salas de espera y en donde deba tenerlos. Sabe esperar y ser paciente, ayuda en casa (hay semanas que más y otras menos y otras nada, pero siempre se hace la cama, cambia las sábanas y se ducha-cosa importante- sin que se le tenga que decir nada)... no me puedo quejar, aunque me quejo y tenemos buenas peleas.
Se preocupa de mi, de veteli, de su madre y de sus abuelos cuando pasa algo. Sólo llora cuando algo le afecta de verdad y, ahora, su mayor preocupación es aprobar el curso con sufis para empezar un grado de tema social que es lo que le va.Es lista e inteligente, pero vaga y perezosa... aunque tiene excusas para ello, pero se columpia en ellas.
Y no es una santa, nada de eso. Pero se puede quedar sola en casa y hace los deberes, frega los platos, saca a la perra porque no le gusta venir a la ópera con nosotros -como esta noche pasará- y se queda dormida viendo el canal Disney...
Por ser diferente ha tenido problemas con sus amigos y ahora tiene menos. Su amigo del alma murió atropellado hace poco y se deprimió mucho porque fue como si le hubieran robado parte de ella... y fue duro hacerle entender que no debía dejarse llevar... 16 años...

genestel dijo...

Pero a veces es muy orgullosa y contestona, miente, fuma y se comporta mal... pero intenta no hacerlo mucho porque sabe que con una mirada mía, los cimientos terrenales tiemblan. Lo solemos pasar muy bien juntos yendo de compras, al cine, a cenar o pasear. Le gusta estar basatante en casa, a pesar de que se vuelve loca por salir. Le gusta venir a la playa con nosotros y leer tumbados en la arena, viajar y conocer lugares y, sobre todo, conocer gente. Y siempre me suele pedir permiso para todo. Y claro que me miente (como yo había hecho con mis padres) y casi siempre se las pillo -las mentiras- pero, en geneal, no digo nada y me callo.
Muchas de sus amigas no me gustan nada, pero jamás le hemos prohibido ir con alguien, pero ha sabido de nuestra opinión.

En casa se habla de todo con libertad pero con respeto.

Cuando voy a su insti me tiro de los pelos porque veo cómo se comportan allí: no respetan a los profesores, contestan y gritan... y eso que ese insti suele ser tranquilo. Pero veo que los críos están encerrados en peceritas de cristal para que no tengan traumas y lo que pasa es que tienen tanta libertad que hacen los que les sale de los cojones.
Antes, cuando yo era pequeño, la educación escolar también era complicada, pero el respeto existía y si te sacaban de clase te morías por ello, y ya no digamos una expulsión... ahora se enfrentan al profe sin miramientos y sin temor -lo he visto- y amenazando como si les fuera la vida en ello... Eso, eso no es tolerable. Yo he llegado a irme de reuniones del insti con los tutores y padres por no matar a esos padres sin ningún tipo de educación ni moral: ese es el problema. Si en casa está todo permitido...

genestel dijo...

Mi hija se pinta como si tuviera más años, pero le voy dando el toque y se frena, pero no puedo bajar la guardia. Si viste como se visten ahora y yo no me meto porque es parte de ella (me meto cuando es necesario), a veces sale conmigo y mi reducido grupo de amigos, a cenar, a tomar algo en una terraza, y muy de vez en cuando, a "algún local de mayores" pero de forma excepcional -suele ser en verano de vacaciones y en contadas ocasiones-... y se lo pasa bien porque le gustaría hacer eso con sus amigos, pero me dice que sus amigos y amigas sólo piensan en follar y en beber hasta llegar a caer al suelo de la entrada de la disco (porque van a la disco) y que a ella eso no le mola...


Con todo ello quiero decir que tengo una hija en plena adolescencia, que vivo y veo cientos de problemas a causa de ello, que en el cole las cosas se han ido de las manos y que los profes han sido desposeídos de su autoridad -culpa de los padres por permitirlo por mucho que diga el gobierno de turno- y sus alumnos pasan del respeto.
Y antes, cuando mi hermano era pequeño, los profes abusaban de su autoridad y eso tampoco es. Término medio, como en general me ocurrió a mi: tan sólo una vez una profa nos pegó y fue expulsada de la docencia... fue muy fuerte.


La mala educación está al orden del día, cada vez que subo en el tren lo veo y en más de una ocasión me he enfrentado a unos niñatos por faltar el respeto a alguien mayor aún a riesgo de salir mal parado, pero cuando ven mi cara de 'niña del exorcista' se suelen callar... y es que las amigas de mi hija me ven muy joven e incluso alguna despistada le ha llegado a preguntar si era su novio (encima de pasotas, cortas de vista!)

genestel dijo...

No me gustan los niños, siempre lo he reconocido, y menos los padres de hoy en día que permiten que sus hijos tengan todas las videoconsolas del mercado, móvil de contrato último modelo, moto, ropa de marca, caprichos varios, salidas de ocio pagadas (mi hija cada domingo ayuda a su abuelo en la limpieza de un local para tener dinerillo), etc, etc...


Y mi hija no es ninguna santa, pero si comparo, veo la suerte que tengo, y si es como es... es por la colaboración de todos en casa, por la paciencia, por el estar encima (porque no se le puede dejar hacer lo que le venga en gana), y por no caer en sandeces.

La mala educación está permitida, aceptada y es tema habitual en las conversaciones. Y la culpa no es sólo de los adolescentes, preadolescentes y niños... sino de las personas que conviven en sus propia casas.

La educación comienza en casa.

^^

Logan dijo...

Lo siento Acis, no puedo estar de acuerdo contigo. Y no te hablo desde la perspectiva de docente (que me sería más fácil) sino como ciudadano. Hay una pérdida de valores generalizada (y aterradora a veces) en los jóvenes de hoy. El respeto, el esfuerzo y el sacrificio han perdido la batalla frente al macarrismo, el mal hablar, la vagancia, el mal uso de las nuevas tecnologías y el pasotismo de los chiquillos. Y antes no era así, por supuesto que no, porque la primera hostia te la daban en casa (y no pasaba absolutamente nada); ahora como mucho te dejan una noche sin Messenger.

Emmeline dijo...

Hola de nuevo!!!
Que tema más interesante!!!

Roddo: también he oberservado que escriben muy mal, fatal!!! Pienso que el hecho de escribir, de expresarnos como aquí de manera escrita, es algo muy bonito y no cuesta mucho esforzarse un poco. Yo le doy mucha importancia a la ortografía y la expresión (me cuesta en castellano, pero hago lo que puedo) y me duele ver que haya gente que no saben ni escribir "voy a llamarte mañana" -> boi a yamarte ... (lo he visto todo y es uff, horrible). ¿Quién no se toma un poquito de tiempo para comunicarse bien, para qué se toma tiempo?

Acis: No sé, yo también "disfruté" jejeje de una vida escolar algo más dura. Alumnos bofeteados por profesores, nunca se podía decir lo que se pensaba realmente, ni desear nada etc..., pero no pienso que hoy en día siga igual.
Claro, que seguramente haya niños que lo pasan mal, pero creo que hoy en día ha cambiado y mucho. La culpa de la situación de ahora podría estar en una mezcla de todo: mala educación de padres, falta de información (de politicos, de agrupaciones), Internet, vídeo juegos, películas....etc..

genestel:
me ha gustado mucho como nos has hablado de tu hija y como nos la has dejado conocer un poco.
Seguramente no es una santa, pero leyendo lo que has escrito, me transmite que es alguien jóven con sus cosas que tienen todos los jóvenes, pero también creo que aún sabe valorar y es algo muy bonito!!
Creo que más de uno soñaría o hubiera soñado tener un padre como tu!

A mi, la falta de respeto, la falta de valorar las cosas, a veces me asusta y mucho, y a veces me saca de quicio.
Cuando veo que lo más importante es el botellón y acabar medio o totalmente inconciente, me entran ganas de llorar y me preguntó, ¿dónde termina una sociedad que se basa en valores como una borrachera?
Todos (bueno, quién quería) hemos bebido alguna vez, o nos tomamos algo hoy en día, pero eso de beber hasta caer en un coma, me parece muy preocupante.
Contestar mal y pegar a los profesores es igual de horrible que cuando nos pegaron de pekes los profes.
No hay equilibrio, ninguno, ni antes, ni ahora.
También recuerdo que en mi clase había una niña con unas coletas largas y un cura le bofeteó 4 veces en la cara, el tiró varias veces de las coletas y luego la hizo rezar arodillada en el suelo. Le despedieron también!! Hoy casi me río de todo eso, cuando lo recuerdo, pero en realidad era para llorar.
Siento también que tu hija haya perdido a un amigo. Es algo muy triste!

Me ha gustado además tu frase final:
La educación empieza en casa. Igual que la paz!!

Logan: y se acaba el mundo para ellos por una noche sin Messenger!! O si no tienen el móvil más caro de la clase!!!

Besos


Un abrazo

Nothingman dijo...

¿Eres alemana, Emmeline?

Emmeline dijo...

Si, Nothingham.
Saludos!!

Emmeline dijo...

Aquí estoy de nuevo con una noticia de última ahora que acabo de ver en el mini20.
Puff, cada vez vemos más noticias de este tipo y asusta mucho.

Un saludo
http://www.20minutos.es/noticia/632155/0/ataque/escuela/alemania/

genestel dijo...

Uuummm...

Emmeline, gracias por lo que dices de lo que he escrito... y si lo pienso, no lo debo de estar haciendo tan mal, aunque es muy difícil educar bien hoy en día, pero se intenta...

No hay educación entre la snuevas generaciones, lo siento, pero es lo que hay. Ayer subí en el autobús -cosa rara porque en mi ciudad a mi no me hace falta ya que vivo en el centro- para no llegar tarde a una cita y... estba deseando bajar por los malos modales de los chicos y chicas que había allí: gritos, malas palabras, vaciles y con el culo sentado mientras personas mayores -muy mayores- hacían lo posible por no caer al suelo... me parece una pena que las personas que vienen detrás nuestro tengan el encefalógrama plano...

Pero no todos y todas son así, ¡menos mal!, hay muchos adolescentes que son estupendos y geniales, dan todo lo que tienen de ellos mismos, colaboran, ayudan, son buena gente... lo que pasa es que quedan tapados por el resto.

El amigo de mi hija, nuestro querido Tete -su apodo que se le quedó como nombre-, era de esas personas que daban todo por los demás, y tampoco era un santo, era un adolescente lleno de dudas y cosas, y líos en la cabeza...
Cuando pasó loq ue pasó, yo estaba en Italia y mi hija me llamó porque había ido a su casa a buscarlo -como cada mañana- y se encontró frente a la noticia... y se derrumbó.
Pero la vida es así y eso es crecer y hacerse mayor (hablo en plan objetivo y realista) y a darse cuenta de muchas cosas...

Ojalá la gente se tomase más en serio la educación de sus hijos, de sus amigos y de ellos mismos.

^^

Gárgamel dijo...

Por algo soy partidario del "aborto retroactivo". Deberíamos volver a lo de los romanos, Nothingman. Si con quince años la criatura te sale "rana" pues ale, "abortado".

Logan dijo...

Tú como siempre, Gárgamel ;-) Emmeline, yo tampoco estoy de acuerdo con la educación religiosa de antes, esa en la que te daban un hostión a la primera de cambio. Los curas y las monjas siempre han tenido muy mala leche para enseñar.

Emmeline dijo...

Hola de nuevo!!
genestel:
Gracias a ti por compartirlo con nosotros, y si, creo que intentas educarla bien, aunque no siempre es fácil.
Creo que tener hijos es una de las responsibilidades más grandes que podemos tener, y muchos no son conciente de ello y los resultados los podemos ver, aunque ya hemos comentado que no solamente la educación de los padres influye en el comportamiento de los chicos.
Lo que contaste del bus, tengo que decir que observo cosas parecidas y sinceramente deseo que algo cambia y a mejor!!

Cuando se pierde un ser querido siempre es muy duro, y creo que aún más cuando es tan jóven como el amigo de tu hija Tete. Afortunadamente no he tenido que vivir algo así, ni con amigos, ni con familiares, pero siempre se oye que los padres nunca lo superan. Tiene que ser muy duro y lo siento mucho.

Logan: Menos mal que sólo tuve esta experiencia con un cura y no he tenido más profesores curas o monjes/as. Nunca me han gustado y veo su comportamiento muy hipócrita.

Saludos!!

genestel dijo...

De todas maneras, lo que más veo últimamente, es la falta de tolerancia y de respeto que tienen estos críos y crías. Sus mentes son mucho más estrechas de miras que las nuestras y... y eso es muy duro, casi aterrador.

^^

Emmeline dijo...

¡Hola de nuevo en este post!
Quería recomendaros una película que he visto y que me gustó mucho. Escribo aquí porque tiene que ver con la educación, aunque en otro aspecto que en este post.
Se llama "An Education"y junto a "A Single Man" son las dos películas que más me han gustado últimamente.
Igual os puede gustar también!
Saludos y feliz domingo!!!
:)