jueves, 4 de marzo de 2010

Cari, cari...






"""Cari, cari, cari... hoy he salido corriendo de casa porque llegaba tarde al aeropuerto,pero claro, demasiado entretenido con la maleta porque me tenía que llevar los dos trajes Chanel, el Armani gris perla -ese que me queda tan y tan bien y que me realza el culito y que consigue que todos los chulos me miren babeando-, un par de tejanos Tommy (ya sabes que no son la más, pero en mi cuerpo quedan más qué perfectos), las botas de Prada -esas que me pongo cuando voy de caza y que consiguen que mis piernas sean de auténtico macho-, las camisas de seda, las corbatas italianas... ¡qué sé yo!, y me ha costado mucho trabajo cerrar la cremallera, pero al fin lo he conseguido. El taxista tenía cara de malas pulgas, pero como estaba fortote y sus ojazos verdes eran una maravilla, he tonteado con él y al final se le ha olvidado la espera y la charla ha sido tan amena que hemos llegando antes de lo previsto al JFK. Lo mejor, cari, ha sido que cuando sacaba la maleta del maletero y la dejaba en el suelo, no he podido evitar darle tal morreo que me ha regalado la carrera, y es que desde el principio he visto cómo me devoraba, ¡lástima que no tuvieramos tiempo!Sí, ya sé que vas a pensar que estoy super salido, pero ya sabes que soy muy puta y con esto del viaje a Barcelona me he puesto muy nervioso...

La terminal estaba repletísima de gente, cari, tanta que me de buena gana me hubiera vuelto a mi apartanmento de la Quinta, pero las ganas de volver a casa eran mucho más grandes, sobre todo porque compraría mucha ropa nueva, y sabes que eso me encanta. Además el pensar que iba a volver a ese local al que tanto me gusta ir a ligar como un salvaje era, casi, lo mejor del viaje...

Al facturar la maleta me han cobrado como unos 70$, no sé muy bien por qué (creo que por exceso de equipaje o algo así) y aunque el tipejo arrugado e invisible lo estaba explicando, yo no le hacía ni caso porque tenía tan poquísimo glamour que me daba pena hasta mirarlo...

Los controles de seguridad son los que me han puesto, verdaderamente, malo... por lo lentos y densos, porque he tenido que quitarme el cinturón Gucci y ponerlo en una bandejita de plástico blanca y rozada (me daba la impresión que era como una de esas de poliespán del supermercado, sí, de esas donde va la carne roja envasada), he tenido que poner mi iPod en la bandejita blanca, mis gafas de sol (las compré el otro día y son el último grito, hasta se las he visto puestas al novio de Madonna, bueno, puestas, puestas... las llevaba puestas en las fotos de una revista que estuve ojeando en la peluquería cuando me cortaba el pelo para el viaje, pero bueno...), he tenido que poner los auriculares en la bandejita blanca, la pluma en la bandejita blanca, los anillos -los gruesos de platino- en la bandejita blanca, cari, he tenido que poner la cartera de piel en la bandejita rozada y blanca, el foulard del cuello (el que me compré en aquella subasta y que resultó una ganga, ¿lo recuerdas, cari...?)... y al final he podido pasar el arco de seguridad y he pitado como una sirena en pleno atraco nocturno, me han hecho volver a pasar dos veces más, y el trasto pitaba más y más, y todos los polis -macizotes por cierto- se me han tirado encima como si fuera el forajido más buscado del salvaje Oeste, y me han llevado a un cuartito (¡qué emoción!) y me han hecho quitar las botas negras de cuero, y la camisa azul celeste Massimo Dutti, y los Levis, y hasta los calcetines... para dejarme con los boxers ajustaditos, los Calvin Klein... y, cari, hasta me sentía un poco excitado ante tanto tío mirando (eran cuatro),... pero entonces se han puesto a gritar de una forma bastante enfurecida, me han dicho verdaderas obscenidades, me han amenazado porque decían que no era americano sino de un país europeo que posiblemente estaba lleno de terroristas... y bueno, que me he acojonado, cari, sí, lo reconozco. He notado que me estaba mareando y uno de los polis debe haberse dado cuenta de que se estaban pasando y ha puesto orden, ha hecho salir a los demás, me ha dado la ropa, me ha pedido disculpas y no me ha vuelto a hacer pasar por el arco... Una mierda, cari, una mierda total porque creo que estos americanos se creen los dioses del universo y que todo el mundo quiere atentar contra ellos, cuando no tienen ni puta idea de lo que se cuece en el resto del planeta, y que, en mi propio país, desde hace mucho, ha habido terroristas atentando contra la vida de las personas, personas inocentes que hacían su trabajo y otras que ni tan siquiera tenían nada que ver, y no por ello voy pensando que todos, en España, que todos los del Norte tienen cara de cometer un atentado...

He ido al bar y me he tomado un whisky escocés maldiciendo a esos cabrones por creer que en sus manos está toda la autoridad, por creer que pueden pasarse con cualquier persona que salte la alarma del arco de seguridad, y más cuando no eres del propio país, así que he decidido llamar a un abogado que conozco -hace algún tiempo tuve algo serio con él- y he puesto en sus manos una demanda a esos tipejos que se les va a caer el puto culo y otra vez se van a pensar un poco más en excederse en su trabajo. Y yo porque tengo dinero, y yo porque puedo permitirme el lujo de contratar a un buen abogado, pero ¿y los qué no?...

Llevo ya dos años viviendo en New York pero... pero me parece que voy a volver a casa para quedarme, añoro demasiadas cosas que estos americanos son incapaces de ofrecer.

Cari, cari... cuando al fin he sudibo al avión, que por cierto era un bonito avión de Iberia con olor a jamón serrano, un poco de ajo y algo aderezado con flor de naranjo, se me ha pasado un poco porque me ha tocado en el asiento de al lado (Bussines Class, por supuesto), un señor madurito muy atractivo, así con el pelito blanco y pronto ha comenzado a charlar conmigo... y ya sabes, cari, lo zorrona que soy y he presentido que el viaje prometía...

La cosa que me ha hecho hervir la sangre, ha sido cuando me han dado un periódico y he podido leer en portada lo que más bien parecía una broma:

'Dos niños autorizaron despegues en el JFK
El padre, controlador en Nueva York, les permitió dar instrucciones a varios vuelos

La grabación del intercambio entre la torre de control del aeropuerto John F. Kennedy y los pilotos no deja lugar a dudas: un niño de unos siete años dio permiso para poder despegar al menos a dos aviones desde el aeródromo neoyorquino, uno de los más grandes de EE UU y una de las zonas de tráfico aéreo más congestionada del mundo.

Todo sucedió el 16 de febrero, con la memoria del atentado fallido del día de Navidad aún fresco en la memoria. "Jet Blue 171, vía libre para el despegue", dice el menor. "Libre para el despegue, 171", le responde el piloto, que le felicita por el "fantástico trabajo". "Es lo que pasa, chicos, cuando los niños se quedan sin colegio", comenta el padre, un controlador que trabaja en la torre del JFK.

Ese día se suspendieron las clases en Nueva York debido a la fuerte nevada. "Ya me gustaría traer a mi hijo al trabajo", le contesta el piloto mientras el niño se pone a dar instrucciones al vuelo 403 de Aeroméxico para que se prepare para despegar.

Después trascendió que el controlador permitió un día después a su hija, de ocho años, transmitir las direcciones de vuelo a los pilotos en pista, según varios medios locales, entre ellos al Jet Blue 57.

El organismo que controla el transporte aéreo (FAA) investiga lo sucedido. Es llamativo que el controlador pudiera llevar al niño a la torre, donde se aplican las más estrictas medidas de seguridad tras los atentados del 11-S, pero según la FAA está permitido, con autorización previa.

"Este comportamiento no es aceptable y no muestra la profesionalidad que se espera de los empleados de la agencia", dice la FAA en un comunicado, en el que deja claro que se toma el incidente muy en serio porque en cada transmisión hay muchas vidas en juego. Tanto el controlador —cuya identidad no ha sido revelada— como el supervisor están suspendidos.'

Indignación, sorpresa, rabia... y hasta mucha risa porque mira, cari, que estos americanos son absurdos, mira que llegan a ser patéticos... tanta puta seguridad para las pobres personas que deben tomar aviones continuamente -y para los que lo hacen de forma esporádica- y van y se les cuelan dos críos,(con permiso de un padre carente de cerebro, por completo d-e-s-c-e-r-e-b-r-a-d-o, pero claro es americano y ya se sabe...,)en la torre de control de uno de los aeropuertos más importantes del mundo, dando la salida a dos aviones... ¡ja!, ¡es surrealista...!

Cari... es por esto y chorradas semejantes que me quedo, de forma definitiva, a vivir en Barcelona, que aunque los españolitos seamos un poco cazurros, no llegamos a cometer estupideces semejantes, porque mira que la cosa tiene miga...

¡Y porque los españoles estan mucho más buenos!"""

*************************************************************************************

Fuente: El País.com

Y de regalo:

9 comentarios:

Logan dijo...

Gene, mientras leía tu post me estaba acordando de la canción de Mecano, esa de "No Hay Marcha En Nueva York", jajaja. No creo para empezar que haya que generalizar con todos los americanos. EEUU es un país muy grande, con muchos más habitantes que España, y por lo tanto se cometerán muchas más sandeces y estupideces. Como ésta.
Ay los regalitos... Chris Evans... ¡Cómo sabes dónde me duele, ladrón! ;-)

Emmeline dijo...

Muy bueno el texto!!!!
Y por supuesto ha sido una noticia que me ha dejado muy sorprendia. Uno de los puntos más llamativos es que no se haya dado cuenta que el controlador había llevado a su hijo a la torre de control.Tanto control les ha salido un poco rana!!!
Coincido contigo en cuanto a los americanos Logan. No todo el mundo es igual, en ningún lugar!!
Un saludo!!
:)

genestel dijo...

Chic@s... es qué con los americanos no tengo muy buen feeling. Son de extremos hablando en general (evidentemente habrá gente buena y mala, lógica e ilógica) y están un poco para allá: no es normal que en un estado sea legal darse un morreo (en público) y en el de al lado sea penado con una semana de cárcel. No es normal estornudar y que el de al lado se ofenda y te denuncie y encima gane el juicio y le debas pagar una pasta larga. No es normal que te encuentres a un grupo de turistas americanos visitando lo mismo que tú y te digan que ellos son los primero por ser de donde son. No es normal... No es normal que a medio planeta les hagan sacar un visado de 100$ por estar ¡en tránsito por USA sin salir del aeropuerto!... y podría decir y decir, y sobre todo con el tema de la doble moral No es normal tanta seguridad en los aeropuertos y que todos acaben tomando las msimas medidas y ocurra esto, vamos...
No son santo de mi devoción, en general, y adoro a La Reina, a Marilyn, a Cyndi, a Ga-Ga, a Merk Twain y a tantos y tantas... pero es que son la leche!!

... americanos...

Pues cuando me de por hablar de los noruegos... ¡ni os digo...!Jajjajajaaaaa.... generalizando...

Un besote!

^^

Y reconozco las sandeces que hacemos en nuestro país, que tienen narices también...

Nothingman dijo...

Jajaja. Muy buena la sátira, Genestel. Me ha encantado. Y sí, lo de los americanos es para hacerselo mirar.

Emmeline dijo...

Hay muchas cosas que me gustan de los americanos, y muchas cosas que no, pero en general intento buscar lo bueno (con los ojos bien abiertos). Sin embargo, no se puede negar tu palabras, genestel, tienes razón. Con lo del niño en el aeropuerto, lo han mostrado una vez más.
Besos!

Logan dijo...

Y aquí en España no es nada normal que un delincuente y asesino como el Rafita ande suelto. No es normal que los asesinos de Marta del Castillo se estén riendo de la justicia día sí y día también. No, no es normal.

genestel dijo...

Claro que no es normal, logan, eso es evidente. Pero debo decir que los de made in USA se las traen desde hace muchísimos años -demasiados ejemplos- dandóselas de ser los más en todo... y eso no es así. No hay un sólo americano que lo reconozca, pero si hay muchos españoles que lo reconocemos. como muchos en otros países de nuestro continente. Y que conste que no odio a todos los americanos, sino a su manera de hacer y ver las cosas, su intenso amor a la patria, su poner normas a nvel mundial... y luego hacer lo que les viene en gana.

Logan, no es normal dar un bofetón aun hijo que está acabando con tu vida y que un mamarracho de juez te condene como si hubieras asesinado al vecindario entero. No es normal que se disfrute matando a los toros en un ruedo o tirando una cabra desde un campanario. No es normal votar a una tal "Espe" o que todos los políticos estén compredos y corruptos, no, no es normal...
Pero no es normal que se atente contra USA y todas las normas y leyes cambien a nivel mundial, cuando otros países han sufrido lo mismo y ellos han dado la espalda. No es normal que pongan tantas traba spara tomar un avión... y que un papá se lleve a los niños a la torre de control del aeropuerto como si fueran de picnic: aquí es imposible hacer eso. Algo bueno había que tener, ¿no?

Un besito!

^^

Logan dijo...

Aquí la gente te saca un rifle y te vuela los sesos por un trozo de tierra de una herencia. Seas hermano, primo o vecino. Pero ambos podríamos poner mil ejemplos de cada uno de los países. Lo que intento decir es que no creo que en EEUU estén más locos que en España, Italia o Portugal.

genestel dijo...

Jajajajajjaajajaaaaa!!!

Tablas!

^^