martes, 9 de marzo de 2010

De la vergüenza nacional



He de confesar que el mundo de los toros me da asco, mucho asco. La tauromaquia es el último gran bastión de la España más rancia, casposa y trasnochada; esa de carajillo, puro y dominó. La de caciques y señoritos. La del cura, el guardia civil y el alcalde en el palco de autoridades. La de “Gibraltar, español” y “una, grande y libre”. La del hombre en la taberna y la mujer pariendo como una coneja en la cocina. La España de Radiolé, tonadilleras, saltimbanquis y pandereta: la España cañí más recalcitrante.

Disquisiciones culturales aparte, hay un sadismo y una crueldad intrínsecas al hecho de pagar una entrada y disfrutar con un “espectáculo” consistente en torturar a un animal vivo hasta su muerte. Muchos son los argumentos a favor y en contra de la fiesta nacional. La polémica parece estar con más fuerza que nunca en la calle y en los propios medios de comunicación a raíz del encarnizado debate que se está sosteniendo estos días en las cortes catalanas con objeto de una posible abolición de las corridas de toros en suelo catalán.

Obviamente, mi postura está más que clara. Sin embargo, me gustaría hacer especial hincapié en una cuestión que los partidarios de los toros no dudan en sacar a relucir a las primeras de cambio para acusarnos a los antitaurinos de hipócritas y demagogos: el hecho de que comamos carne y que supuestamente miremos para otro lado cuando se trata de las condiciones en las que viven determinados animales de granja. Vayamos por partes. Estoy totalmente en contra del trato vejatorio que reciben muchos animales y las condiciones de hacinamiento en las que viven. Afortunadamente, Bruselas ya ha empezado a tomar medidas y legislar al respecto. Debe existir una ética y un respeto, tanto en la crianza como en el sacrificio de los animales. No obstante, hay una diferencia más que considerable: el alimento es algo imprescindible para cualquier ser vivo que se precie y la naturaleza está llena de miles de ejemplos de especies animales que se valen de un intelecto y una astucia superiores a los de otras para cazarlas y comérselas, ya sea en tierra o bajo el mar. Es el instinto de supervivencia animal y nosotros somos animales, más o menos evolucionados, pero animales al fin y al cabo. Y no, no como paté.

No conozco ningún caso de mataderos que cobren entrada ni que hagan un espectáculo del sacrificio de un animal con fines alimenticios. Tampoco sé de ningún matarife que aparezca en programas del corazón, firme autógrafos o tenga apoderado y, hasta la fecha, no tengo noticias de que se haya televisado degüello alguno. Además, eso de criticar una cosa para defender otra es un argumento de patio de colegio, o peor aún, de políticos.

No tengo nada en contra del arte de la lidia, aunque no sepa apreciarlo. Por mí, el torero puede estar dando pases con el capote hasta quedarse tonto – lo de tonto es un decir, porque no es que ya vengan muy espabilados de fábrica de por sí - suponiendo que tenga los huevos de ponerse delante de una bestia en pleno uso de sus facultades físicas durante más de cinco minutos, y siempre y cuando el toro vuelva intacto al redil. Lo de torturar a un animal inocente que entra al ruedo engañado e ir desangrándolo poco a poco a base de pullazos y rejones hasta darle la puntilla es harina en otro costal. Eso no se sostiene por ningún lado, se pongan algunos como se pongan. ¿Dónde está el arte en infligir un castigo a todas luces desmesurado y, sobre todo, gratuito a un ser vivo asustado y acorralado con el único propósito del deleite personal? ¿Dónde está la cultura en linchar a un animal que no cuenta más que con su cuerpo para defenderse de todo un batallón de hombres pertrechados de un arsenal de útiles punzantes y respaldados por un equipo médico por si vienen mal dadas?

Lamentablemente, como sucede con todo en este país, la cuestión está politizada y es muy difícil que no te tachen de “rojo” o de antiespañol, ¡manda cojones!, por decir que estás en contra de las corridas de toros. Lamento reconocer que algo de razón hay, pues hice el amago de ir a una manifestación antitaurina y di media vuelta horrorizado al ver las hordas de perroflautas antisistema con sus camisetitas del Ché y hasta arriba de maría. Todo ello esponsorizado por IU, naturalmente.

Dicho lo cual, éste es el menor de los problemas de España con la que está cayendo y sus señorías también podrían emplear su tiempo en debatir sobre cuestiones que sin duda serían mucho más fructíferas para el país, aunque sería fantástico si algún día tomáramos ejemplo de Cataluña llevando este debate a las Cortes Generales y por fin nos decidiéramos a acabar con esta aberración y esta crueldad institucionalizada que a mí, como español, me avergüenzan. Pero no es fácil, nada fácil. El lobby taurino está compuesto por gente de mucho poder y un hondo calado social y económico: ricos terratenientes y ganaderos, políticos, periodistas y alguna que otra duquesita senil. En cualquier caso, las prohibiciones no suelen ser buenas y menos cuando vienen impuestas por los políticos. A fin de cuentas, los toros no son más que un negocio y somos nosotros, los ciudadanos, los que deberíamos llevarlo a la quiebra dejando las plazas desiertas. Ahí es donde se vería el civismo y el verdadero progreso moral de nuestra sociedad. Me temo que para eso aún falta mucho.

Sólo espero que los señores de Esquerra Republicana muestren el mismo énfasis y la misma vehemencia para poner fin a los correbous, o empezaré a pensar que todo esto no ha servido para nada y que aquí lo realmente importante no son los derechos del animal, sino que las corridas de toros “apestan” a España.

9 comentarios:

Acis dijo...

Y sin embargo me gustan.

Logan dijo...

Bueno, qué morbo este comentario de Acis en un post de Nothingman. Estaba deseando terminar de comer para ver lo que pasaba en LDV. Nothingman, te estás convirtiendo en la Brigitte Bardot española de los animales. Qué arte.
Dicho esto, ojalá el resto de España tome nota de Cataluña y se prohíban pronto estos asesinatos disfrazados de fiesta. O por lo menos que se debata el tema. ¿Alguien sabe lo que llega a sufrir un toro antes de encontrar la muerte? Buscad la información por Internet, no es difícil. Os quedaréis escandalizados.
Nothingman, me ha encantado lo de la "duquesita senil". ¿Quién será? ;-)

genestel dijo...

En contra. Por completo. Es algo tan irracional que no lo entiendo lo mire por donde lo mire. He apoyado para que se acaben las corridas de toros en mi Comunidad y espero que así sea. Y después con los correbous y animaladas semejantes. Sí, he dicho animaladas porque es curioso que este tipo de animaladas tan sólo las hacemos lo humanos. Impresionante, ¿no?

Uuummm... y aquí sí qué va a haber una buena corrida (¡mal pensados!, a ese tipo de corrida no me refiero!jajajajajaaa)... por los comentarios. Debate y ampollas...

^^

Emmeline dijo...

¡Holaaa!
Muy interesante el post y a pesar de que sea un tema muy triste, me he tenido que reír con algunas cosas.
No sabía que los pro- taurinos llamaran a los anti-taurinos hipócritas..
Con eso por lo menos me salvo, porque soy vegetariana, pero algo de hipócrita tendré por comer huevos y queso.
Aunque me esforzara, no podría estar a favor de los toros y tampoco veo una relación entre la gente que coma carne (de gallina, vaca, mono, perro etc..) porque forma parte de sus vidas y el hecho de torturar a un animal y disfrutar del espectáctulo.
Nunca he visto una corrida de toros, ni la quiero ver y me parece muy bien lo que quieren hacer en Catalunia.
Recuerdo que hace poco la gente se escandalizaba porque en el programa de la Cuatro 'Perdidos en la Tribu' mataran a un perro.
Yo sigo este programa y no recuerdo haber visto que mataran brutalmente a un perro para pasar un buen rato. Lo mataron y no se vio (pero si se ve cuando matan a peces etc.)
Lo que veo es: gente en una tribu (africana, de Nueva Ginea, del quinto pino de una isla perdida) que sobrevive de una manera muy dura que tendrá que comer a veces un perro, un murcíelago, un cocodrilo, un pez, un pájaro, una larva o un mono, lo hace para no morirse de hambre.
Para ellos es normal, y para nosotros no, pero ellos también piensan que el jamón sabe raro y sólo gente extraña como ese. En fin. Lo que quiero decir es que se montó un escandálo a lo grande por lo del perro, pero cuando se trata de los toros, todos mudos!
No veo ningún equilibrio, y tampoco una reflexión.
A veces me da la impresión de que poco importa el bienestar de los animales y para preocuparme, tampoco tengo que ser un freaky, como dijo Nothingham, con una melena de Bob Marley, tomándo té de hierbas ...
Yo hago lo que me apetece, no soy freaky, escucho Madonna (que escándalo para los amigos freaky..es un crímen) y no voy por ahí con una falda de la india, porque lo que importa es lo que pienso y hago y no tengo que mostrarlo con mi peinado ni con mi ropa.
A mi me importa qué clase de huevos como, mejor si son de gallinas felices (así los llaman en Alemania), no quiero comer verdura que tenga un 80% de veneno y no me gusta para nada el maltrato a los animales, odio a los toros, pero cuando hablas de ello, mucha gente te mira con un gran signo de interrogación en la cara, subiendo las cejas y tachándote de rarita y luego cuando se escandalizan por un perro en una tribu perdida en una isla perdida, me entra la risa.


Saludos!!!

Gárgamel dijo...

Pues yo aquí tengo el corazón dividido. Por un lado me parece un espectáculo sangriento e inhumano (demasiado humano, por desgracia). Por otro, estaría a favor de las corridas de toros si fueran realmente igualitarias: se sueltan en un foso, por una parte, a un toro y por otra a un torero con su capote y su estoque, sin banderilleros ni caballos ni pollas.
Si el torero mata al toro, le damos las orejas y el rabo. Si es el toro el que empitona al torero, le damos las orejas y el rabo del torero.
De algo así sí me hacía yo seguidor.

MM de planetamurciano.tk dijo...

Pa mí ke es una batalla perdida; no hay manera de poderlo debatir con cabeza.

Logan dijo...

Apoyo la idea de Gárgamel. ¿Os imagináis a Jesulín, Francha Rivera, etc., sin rabo? Gajes del oficio.

Emmeline dijo...

Acabo de ver esta noticia en la red. Ahora queremos aún más la monarquía, a que si!!

http://www.20minutos.es/noticia/661749/0/rey/apoyo/toros/

Besos y feliz fin de semana!!

Logan dijo...

¡¡Qué vergüenza!!